Samsung

[OPINIÓN] Samsung, ¿qué te pasa?


Recuerdo mis primeros dispositivos Samsung, derrochaban calidad por los cuatro costados. Cuando me enteré que la gigante surcoreana fabricaba smartphones, no lo dudé, me tiré de cabeza a por un flamante Galaxy S2. Recuerdo cómo corría el “angry birds”, era tan fluido… Una vez, discutiendo con alguien, se me ocurrió tirarlo a un sitio con gravilla pero cuando me di cuenta del terrible error que cometí, al rescatarlo, vi para mi sorpresa que no ha sufrido ni un sólo rasguño. Podía decir con orgullo que mi S2 jamás llevó una funda a partir de aquel día.

galaxy-s2

Antes, decir “Samsung” era decir ANDROID. Si buscabas calidad, lujo, refinamiento, prestaciones… pero odiabas a Apple tenías que comprar un Samsung. De repente, a algún “iluminado” se le ocurrió copiar lo que hacía la manzana, alegando que “fueron ellos primero”. Como niños. Ahí, en mi humilde opinión, empezó la verdadera debacle de la gran “S”. Juicios por doquier, peleas constantes que todavía continúan, etc. En Samsung se notaba una considerable falta de creatividad: modelos casi idénticos, lanzamientos continuos para estar siempre a la última… o lo más novedoso, pantallas curvas que no sirven para prácticamente nada.

samsung-vs-apple

Y por fin llegamos al 2016, y el gran fiasco hace acto de presencia cuando miles de Galaxy Note 7 comienzan a arder y explotar sin sentido alguno. Pero si hay algo más numeroso que los dispositivos que se han reemplazado, son los “memes” que se generan y el cachondeo generalizado. Tengo que confesar que, aunque me lo esperaba, no pensaba que fuera tan rápido. Y en realidad tengo que dejar claro que esta opinión no es un tirón de orejas, simplemente me duele ver cómo una gran compañía, con ideas ingeniosas y creativas, ahora no lanza más que estupideces para sacarle al usuario hasta el último céntimo de sus bolsillos.

Samsung, ¿qué te pasa? Tu antes molabas.

Deja un comentario, no seas tímido